La tecnología que reconoce las falsas alarmas en el parto pretérmino estará en marcha en 2020

La Universidad de Granada (UGR) y el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ultiman ya la puesta de largo de una tecnología médica licenciada a la spin off Innitius,  presentada en 2019, y que siguen hoy de cerca expertos sanitarios de todo el mundo. A través del análisis de los tejidos del cérvix mediante ondas de torsión, ‘FineBirth’ es capaz de precisar en tiempo real si se trata de un parto prematuro o si la consistencia de la mucosa lo descarta.

Según explican desde la plataforma de innovación Itemas, que cuenta con una Unidad de Apoyo a la Innovación en el Hospital San Cecilio de Granada,  ‘FineBirth’ va a diagnosticar en tiempo real si una embarazada está efectivamente de parto cuando llega a Urgencias o si por el contrario se trata de una falsa alarma”. Y aquí radican las altas expectativas que despierta el dispositivo, dado que Sanidad estima en 8.000€ el coste al sistema de cada ingreso “en falso” . “Otro de los beneficios es que descartará el arriesgado tratamiento con antibióticos o corticoides en pacientes sanas que aún no van a dar a luz”aclara Itemas.

En referencia al alcance de la herramienta, desde la entidad promovida por el Instituto de Salud Carlos III, añaden que “para que las ideas innovadoras lleguen a generar valor al sistema y sean aprovechadas por la ciudadanía es necesario el componente básico del proyecto granadino: una gran utilidad”. En este sentido, recuerdan que el 85% de las embarazadas que ingresan con riesgo de parto prematuro no da a luz en la siguiente semana, cifra elocuente que cuestiona de la cantidad de ingresos evitables, que se dan  por mera prevención, al no disponer hasta ahora de un método tan rápido y objetivo de análisis del cérvix uterino. 

El avance ginecológico tiene en el verano de 2020 la fecha de llegada al paciente con su implantación piloto en hospitales de Granada, Madrid, Bizkaia y Murcia. Es esta primera fase de estudio clínico, se pondrá a prueba con 200 embarazadas y se recopilarán los datos necesarios para, con ayuda de la Inteligencia Artificial, terminar los algoritmos de diagnóstico de falsas amenazas de parto pretérmino.

El trabajo interdisciplinar entre ingenieros y clínicos ha sido clave para el desarrollo de una patente que está en vías de lograr el certificado europeo y comercializarse. El laboratorio de ingeniería de ultrasonidos de la UGR está dirigido por el catedrático Guillermo Rus que inventó la tecnología de ultrasonidos de torsión y su primera aplicación a predicción de parto pretérmino. Rus explica que ya está trabajando en las siguientes aplicaciones de esta tecnología, como diagnóstico de cáncer de próstata. Por su parte, la doctora Francisca Molina, ginecóloga del HUSC y co-impulsora del proyecto explica que “el diagnóstico en tiempo real y términos absolutos de la consistencia del cuello uterino se puede utilizar tanto para el diagnóstico como para realizar estrategias de prevención”.

Material audiovisual