Noticias

Desarrollan una nueva técnica para diagnosticar la escoliosis que permite reducir las pruebas radiológicas

La escoliosis es una deformidad de la columna que afecta principalmente a niñas en edad de crecimiento y que puede derivar en problemas respiratorios. Gracias a la colaboración entre equipos médicos, quirúrgicos y de investigación del Hospital La Fe de Valencia, el IIS La Fe y el Consorcio CIBER, se ha desarrollado una innovadora técnica para la detección y seguimiento de esta enfermedad que, hasta ahora, solo podía controlarse con radiografías.

Según explica Teresa Bas, jefe de la Unidad de Raquis del Hospital La Fe e investigadora del IIS La Fe, los investigadores han encontrado “marcadores epigenéticos específicos, en particular microRNAs, que pueden contribuir a mejorar la caracterización de los pacientes. De esta manera, se puede realizar un diagnóstico mediante un análisis de sangre, no sólo por el tipo de curva sino porque tiene un factor epigenético que va a provocar que la curva necesite una cirugía”.

El kit, denominado Scoli Pro®, ya se ha probado en adolescentes afectados y consiste en la identificación en sangre de miRNAS circulantes en plasma.

“Con estos biomarcadores somos capaces de identificar de forma muy temprana a los pacientes con el uso de un algoritmo específico y ahora estamos validando el pronóstico de la enfermedad y ver qué capacidad tienen estos marcadores de predecir qué pacientes van a evolucionar a una escoliosis severa”, explica José Luis García, investigador del Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) del Instituto de Salud Carlos III.

Las ventajas a medio y largo plazo del Scoli Pro® para el paciente serían una menor exposición a radiación y una orientación más precoz acerca de la evolución que puede tomar su deformidad. Por otra parte, el kit puede ayudar a seleccionar aquellos pacientes con riesgo de progresar de forma más agresiva, a quienes se debe realizar un seguimiento a corto plazo y se plantea la cirugía más precozmente.

Este Kit se encuentra actualmente patentado a nivel internacional y transferido a la empresa Epidisease para su puesta en el mercado.