Kit para pronosticar la respuesta al tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda

Desarrollado por: IBIMA. Instituto de Investigación Biomédica de Málaga

Descripción

La LLA representa el 27% de las neoplasias diagnosticadas a menores de 15 años con un porcentaje de supervivencia a los 5 años del 75%. En adultos, la incidencia de LLA se sitúa en torno a 1,5 casos por 100.000 habitantes/año con un porcentaje de supervivencia a los 5 años de entre un 25% a un 52%.

La monitorización de la enfermedad mínima residual (EMR) en pacientes con cáncer ayuda a distinguir a aquellos de alto riesgo y que necesitan, por tanto, una terapia más intensiva. Además, ayuda a predecir una posible recaída y si la respuesta al tratamiento está siendo efectiva o no.

Actualmente, en la LLA existen dos estrategias de seguimiento de la EMR mediante la detección por PCR de:

• Reordenamientos o translocaciones cromosómicas específicas de la clona leucémica. Muestra una alta sensibilidad para detectar EMR, sin embargo, sólo un 25-30% de pacientes con LLA presentan dichos reordenamientos.

• Reordenamientos del gen de las cadenas pesadas de las inmunoglobulinas y del receptor de la célula T. También muestra una elevada sensibilidad, pero el tiempo, la metodología y el coste necesarios hacen que sólo pueda utilizarse para fines de investigación y no asistenciales.

Hasta ahora no se había identificado ningún marcador genético que se sobreexpresase en la mayoría de pacientes con LLA y que permita el seguimiento de la misma. Esta identificación permitiría una mejor determinación del riesgo en niños y adultos con LLA y un mejor planteamiento de la estrategia terapéutica a seguir.

Debido a esta necesidad, el equipo de investigación ha desarrollado un método y kit para la obtención de datos útiles que permitan el pronóstico de la respuesta al tratamiento de la LLA, mediante el empleo de unos biomarcadores específicos.

Los estudios han sido validados en 202 pacientes con LLA; 124 pediátricos (<14 años) y 78 adultos.

Aplicaciones

  • La muestra necesaria para el análisis es sangre periférica, resultando, por tanto, un método no invasivo.

  • Permite la clasificación de los pacientes en función de la respuesta al tratamiento.

  • Permite el diagnóstico diferencial para determinar si estamos ante una LLA pediátrica o de adulto en base a un perfil biológico y no a la edad del paciente tal como se hacía hasta ahora.

Estado:
N/A
Tecnología sanitaria:
N/A